Nuestra Historia

Del año 1934 al año de 1950 Don Alfonso Jiménez Rosales, siendo socio accionista de Tequila Herradura S.A., realiza las actividades de comercialización de Tequila Herradura, con sus primos la Familia Rosales.

En el año de 1950, posterior a un pleito familiar amoroso, Don Alfonso, se separa de Tequila Herradura y con la premisa de fabricar un tequila de calidad suprema lo nombra El Caballito Cerrero, El que no necesita herraduras, el Caballito Cerrero es un animal salvaje, fuerte, que no puede ser domado.

En ese mismo año adquiere la Fabrica Santa Rita construida por su suegro Maximiano Hernandez en 1873, en Amatitán, Jalisco, ubicada en la Barranca de Tecuane, es en esta barranca donde es y siempre ha sido el hogar del Caballito Cerrero.

En 1968 funda Tequila El Caballito Cerrero, Sociedad Anónima; su hijo Don Claudio Jiménez Hernández siguiendo la tradición familiar dedicó su vida a la fabricación de Tequila Caballito Cerrero en la Fabrica Santa Rita

Actualmente continuamos fabricando el prestigioso Caballito Cerrero en la Fábrica Santa Rita con la tradición que nos ha sido enseñada por nuestros antepasados fabricantes de Vino Mezcal Tequila y cultivadores de Agave, desde hace 15 generaciones, Tradición que se constituye por un absoluto respeto a la calidad del Tequila que fabricamos 100% de Agave Azul Tequilana Weber,  haciéndolo con la mas estricta vigilancia en nuestros procesos y utilizando agaves maduros y solamente de la región de Amatitán.

Tequila Caballito Cerrero es el resultado del conocimiento de generaciones y de las condiciones geográficas de nuestra fabrica ubicada en una fértil barranca y alimentada de un manantial de agua mineral natural con la que cocemos, fermentamos y destilamos, todo esto hace de Caballito Cerrero un producto de calidad única.